Baby-Led Weaning

Llegan los 6 meses de tu bebé y empieza una nueva etapa. Una etapa llena de dudas, incertidumbres y miedos. Sobre todo si querés ir contra corriente como lo hice yo y optar desde el principio por el BLW.

Como si establecer la lactancia no fuese ya una etapa dificil, en esta nueva etapa la presión social es aún más pesada. Si tu bebé es de los altos flacos ya te dicen que tu leche no es suficiente y que empieces a los 4 meses. Si tu bebé es más rellenado te dicen que tu leche no es suficiente porque tu bebé es muy grande. Es increible como a la gente no se le da el gusto nunca y como se meten donde no deben y donde no se les llama. Quizas lo hagan con la mejor de las intenciones, pero otras veces es una forma de proyectar sus frustaciones. Lo segundo es lo que más hay.

Si entraste aqui claramente es por el título de BLW. Y como te dije, yo opte por este abordaje desde el principio porque no podía concebir la idea de darle de comer a mi bebé pures y no comer con él al mismo tiempo. Siempre cuento que en Navidad del 2014 me tocó ver de forma conciente como mis primas estaban en el corre corre a la hora de comer y casi ni se sentaban a comer porque tenían que estar pendientes de cortarle todo a sus hijos que ya no eran tan bebés, que más chico, que más grande, que es frio, que es caliente… Ahi dije no puede ser que sea la única forma. Y cuando empecé a estudiar blw, entendí que no es la única manera.

Imaginense de donde venimos. Antes de la agricultura. Eramos cazadores recolectores nómodas. Nos moviamos de lugar en lugar buscando comida. Cuando llegabamos a la comida, ¿se creen que las madres se sentaban a preparar los purecillos y darles a los bebés y luego esperar a que se duerman para comer? Nada viable comer así dadas esas circunstancias. La madre debe nurtirse para poder maternar. No tenemos por que ser las últimas en comer y las más cansadas de la casa. Basta de eso.

El BLW es nuestro aliado bajo cualquier punto de vista. Más allá de que comemos a la par de nuestros bebés, ellos se benefician de desarrollar las habilidades en las ventanas de tiempo oportunas. Si esas ventanas de tiempo no se aprovechan esas habilidades se pierden y la única forma de tener de nuevo esa oportunidad es con rehabilitación. Este es el tipico caso de los bebés que llegan con pures a los 18 meses y rechazan por completo las texturas. Idealmente este bebé necesita una rehabilitación de la deglución con una fonoaudiologa y lastimosamente es lo último que se hace, si es que se hace. Conozco muchos casos que lo que hacen los pediatras es medicarles con “vitaminas” para que tengan más hambre. Lo que no entienden es que no es cuestión de hambre, es cuestión de habilidades.

Si querés saber más podés marcar una asesoría personalizada de Baby- Led Weaning, para interiorizarte más en el abordaje y conocer los cortes seguros, las consistencias seguras, como deben ser los cubiertos y platos, como debe ser la silla ideal, etc.

Y en el caso que te de miedo empezar directamente con trozos, hay una forma de iniciar con papillas e ir de manera gradual a trozos sin que tu bebé se pierda esas ventanas de tiempo que son tan importantes. Esto lo vemos en la asesoría personalizada una vez que terminemos de hablar de blw y me asegures que te da aún un poco de miedo.

De todos modos al acceder a mis asesorías entrás en el grupo de apoyo donde hay muchisima información y descuentos para otras charlas como porteo y desarrollo motor libre.

Espero verte en una asesoría o en el grupo de apoyo al adquirir la charla grabada “¿BLW o Papillas?