Sobre mí

Después de mucho buscar mi embarazo, al leer ese positivo empezaron a invadirme las dudas y los miedos. Sin lugar a dudas criamos como fuimos criadas hasta que nos empezamos a cuestionar por qué siempre fue de esa manera. Conociéndome, una prima me invitó a ser parte de un grupo de crianza respetuosa llamado en ese entonces Mamá Canguro, de Kristina Pedersen, donde empecé a adentrarme en la maternidad desde otro punto de vista. En ese entonces, jamás pensé que hoy en día sería mi profesión acompañar maternidades.

El nacimiento de Adrián me sacudió. Vivir la violencia obstétrica en carne propia fue sin dudas lo más duro que me tocó vivir hasta el día de hoy. Esa maternidad que idealicé y no logré me llevó a un lugar muy oscuro. Por muy acompañada que estaba por mi familia, mi marido y algunas amigas, me sentía absolutamente sola en mi puerperio. Nadie me podía contener sin juzgarme. Cada comentario me hundía más. Me miraba al espejo y no me reconocía. Veía grietas, dolor, ojeras, escuchaba el llanto de mi bebé y solo quería llorar.

Luego de volver a de una consulta de la pediatra de mi hijo, me empecé a replantear como estaba abordando mi nueva vida. Tenía solo dos opciones: seguir hundida en esa tristeza, o ver la forma de hacer algo al respecto. Después de mucho pensar, me decidí por la segunda. Todo lo que ocurrió luego fue una reacción en cadena, donde cada acción me llevaba a la misma respuesta: yo debo ser esa persona, por que claramente nadie se lo plantea de la misma manera.

El porteo me regaló una grandiosa amistad, la de Araceli Samudio, asesora de porteo y dueña de la marca pionera en Paraguay, Kunu´u Portabebés. Una amistad que se convirtió en una oportunidad para emprender desde mi casa, siendo representante de la marca en mi ciudad y sus alrededores.

La primera formación que hice fue de Promotora de Lactancia Materna, donde me adentré a la teoría de la mano de Janeth Ivimas. Luego me decidí de hacer los cursos de BLW con la CONALCO, de Brasil. Finalmente, y sin dudas, la mejor decisión que tomé impulsada por Araceli, fue hacer la Formación de Asesoras Continuum de Nohemí Hervada, Elena Lopez y Mercedes Granda.

Actualmente, formo parte del Proyecto Parto Humanizado CDE, donde acompaño a las mujeres en las áreas de mi trabajo y realizo charlas y talleres informativos.

Mi maternidad no es un modelo a seguir, ni tampoco pretendo que lo sea algún día. No soy la madre perfecta, ni pretendo serlo. Mi objetivo es acompañar a las mujeres y sus familias a conocer herramientas e información que le ayuden a disfrutar de la maternidad que desean y eligen tener.